......
Contacto
     

Deportes y música: la carrera por conquistar mercados

Los canales de cable y los espacios de la televisión abierta dedicados a los deportes en América latina afrontan la más feroz competencia en el torneo por el rating. En otros continentes, como el europeo, se compró por 1500 millones de dólares un club inglés y RTL, con un volumen de negocios de 4 mil millones de dólares, 10 mil horas anuales de programación y derechos deportivos de 250 clubes de fútbol con capacidad, según dicen, para competir con el gigante norteamericano surgido de la fusión entre AOL y Time Warner. En Estados Unidos se pagan hasta 2 millones de dólares por 30 segundos de publicidad, y en América latina se pagó el más alto precio por los derechos televisivos de las eliminatorias al Mundial. Pero en el género musical, la televisión también apuesta por el pentagrama global, imponiendo taquillazos televisivos como las telenovelas, espectáculos y artistas que se explotan en vivo y en pantalla, donde el televidente es la estrella de la jornada.

La audiencia televisiva estimada durante las dos semanas de los próximos Juegos Olímpicos es de 3500 millones de televidentes, casi media humanidad, superando los picos de la audiencia que genera el fútbol antes, durante y después de los mundiales, y participarán más de 200 países, más que las naciones afiliadas a la ONU. Un negocio que destila mieles, logrando despertar la ambición de los nuevos grupos y empresarios que se activan en Latinoamérica como PSN e International Football Channel en lo que se refiere al cable; y Sportsya en Internet de la mano del IMG, uno de los mayores inversores en deportes, TV y entretenimiento del mundo.

En Estados Unidos, UPN dedica la noche de los jueves a los deportes, considerando que esta es la noche de la semana más atractiva, en un país en el que se pagan hasta 2 millones de dólares por 30 segundos de publicidad en eventos como el Superbowl, y hasta 12 millones de dólares, que fue lo que pagó CBS por los próximos 4 años de fútbol americano. En Inglaterra, el Manchester United se convirtió en el primer club de fútbol del mundo en tener un valor superior a los 1.580 millones de dólares, y es que este club inglés, con ingresos anuales de 142 millones, es el más rico del mundo, seguido por el Barcelona y el Real Madrid. En España, canal Satélite Digital apostó por los derechos de la Liga de España, Italia, Brasil y Argentina, mientras que la Fórmula 1 disputa este año otra prueba que no se corre propiamente en las pistas, sino en las oficinas de las autoridades de la competencia de la Comisión Europea y la Federación Internacional de Automóvil (FIA), en la que se cruzan acusaciones de que la organización de la F-1 es un monopolio, sobre todo en lo que se refiere a los derechos televisivos. En Brasil, recientemente se levantó una disputa porque el fútbol tuvo que adaptarse a las estrategias de la televisión.

En América latina, el furor de empresas locales y extranjeras va desde la compra de jugadores y clubes hasta estadios, como Hicks, Muse.Tate & Furst (HMTF); la germano-suiza ISL de los mismos fundadores de Adidas; el fondo brasileño Opportunity; la mexicana CIE; el NationsBank e IMG, entre otros. Para hacer un cálculo, si en Ecuador, que es quizá uno de los países más azotados en su economía, los derechos de las eliminatorias al Mundial superarán los 9,2 millones de dólares, y la sponsorización de una marca de cerveza y una firma de ropa deportiva generan 2 millones de dólares, ¿qué sumas se percibirán en los demás países de la región?. 

Pero la música tampoco escapa a las apuestas arriesgadas, ya que este género y el deporte son para las grandes marcas y firmas comerciales el mejor escenario mundial, gracias a la televisión.
Las cadenas de televisión hispanas, Univision y Telemundo, controlan el negocio de la música y lo promueven con entregas de premios a las figuras más relevantes del mercado hispanoparlante, y a su vez estos eventos son televisados y difundidos por todos los medios, incluyendo Internet. Las señales como Puma TV, originada en Venezuela y disponible en DirecTV en Estados Unidos y por distintos operadores en Latinoamérica, se enfrenta a variadas propuestas que van desde MTV, lanzada desde Estados Unidos, hasta Sólo Tango, originada en Argentina.

TVMAS llevó su investigación sobre los contenidos musicales hasta el reino de la telenovela, y pudo comprobar que la industria de la televisión apunta al aprovechamiento de subproductos de las imágenes y personajes creados, y que la telenovela es un excelente medio para explotar campos como la música y los deportes. Colombia y México son países que han probado esta exitosa fórmula. Uno de los programas más locales y vendidos exitosamente en el mercado internacional fue De Pies a cabeza, serie producida en Colombia al igual que La Caponera, una superproducción actual de factura internacional, a la que se le suma la alta facturación por la música. Manejos que van desde un acento indeterminado, un fuerte sincretismo cultural y un lenguaje visual cinematográfico girando en una historia de gallos, mujeres y licor, seduce no sólo a los hombres sino también a mujeres y jóvenes de países como Venezuela, Ecuador, Chile y Colombia mismo. En esta telenovela, el montaje musical está pensado como un espectáculo independiente, en el que la música es parte de la historia pero también un producto comercial más. Y hay quienes afirman que la venta de los discos compactos de La Caponera en Colombia está generando más ingresos que la propia telenovela.

Los dioses del fútbol y la música
Y es que sin Dios no hay mito. Y en serios apuros se ven quienes apuestan miles de dólares en deportes como el boxeo en el que un desliz de Tyson o una breve pelea de Oscar De la Hoya pueden dejar una audiencia insatisfecha y gran confusión a la hora de facturar. En la música se invierten miles de dólares en un artista que tiene que encajar dentro del paquete comercial que rodea a estos dioses, dirigidos por managers que confían en el ídolo esperando varios años de ganancias. Nike, por ejemplo, ha suscrito un contrato vitalicio con el futbolista brasileño Ronaldo, lo mismo que instituciones internacionales como la UEFA o la FIFA, que esperan de él que sustituya a Maradona en el negocio del siglo. Y es que el fútbol y la música son como las religiones en la pesca de adeptos, y no hay religión sin Dios; un poderoso comercio en manos de la televisión y de las marcas, mientras que el público actúa como "extra" de una superproducción hollywoodense.
Las cadenas de televisión y las empresas de marcas son conscientes de que el fútbol y las producciones musicales sobreviven aun después de que se apague el brillo de sus estrellas: fórmula infalible.

TVMAS presenta, entonces, un resumen de dos géneros en los que inciden los ídolos y sus seguidores en una industria televisiva cada vez más revolucionada.

 
 
 



 

 


NOTA DE TAPA
::--------------------------------------------------

Desea recibir por e-mail nuestras novedades ?

Nombre y Apellido

Empresa

Mail


::: World Summit Telenovela
::: Programación
::: Cine
::: Telenovelas
::: Animación
 :: Negocios
 :: Galería de Imagenes
 :: Tv Cable, Sateltial y Convergente
 :: Creadores-Escritores y Guionistas
 :: Mercado Hispano de EEUU
 
 

 

::: Sumario
::: Editorial
::: Nota de Portada
::: Programación
::: Eventos
::: Talentos y Networking
::: Resumen Semanal On-Line
 :: Publicidad
::: Ediciones Anteriores
::: Nuestros Lectores
::: Foros
::: Encuesta
::: Staff
::: Contáctenos
   
 
 
   
   

 

   
   
   
Condiciones de Uso