......
Contacto
     

Alberto Migre
“Argentina debe apostar seriamente a la telenovela”

Por: Dina Marcela Herrán

"Hablar de telenovela es hablar de una historia de amor bien contada. Es apremiante revisar como y que es lo que se le está contando a la gente, porque vemos telenovelas que son una especie de noticiero en busca de ese número famoso llamado raiting.

Alberto Migré

 Vemos comedias que las llaman telenovelas, vemos híbridos y mezclas en el afán de vender en el exterior, que nada le dicen a la gente y son unos fiascos totales. Vemos que los noticieros son un teleteatro... La confusión es muy grande!”, expresa el artista y cientifico del género.

¿Cuál considera que es la causa de esa crisis de la telenovela argentina, que usted menciona?
La causa es la crisis corporativa por la que pasan las empresas. Los errores y abusos de las áreas administrativas y de producción de la mano de mercadeo, han desembocado en un producto de poca efectividad e impacto en el auditorio. Los cambios tienen que hacerse de arriba hacia abajo. He visto morir proyectos porque las pretensiones de las áreas de ventas y de publicidad casi determinan el carácter de los personajes, la historia, el tiempo de la obra en pantalla y el productor termina sirviendo a estos intereses dejando de lado los esfuerzos creativos. Es una arbitrariedad y Argentina debe apostarle decididamente y en serio a la telenovela.

Los esfuerzos para producir telenovela, por parte de los canales locales, ¿cómo los ve?
Telefe lo asume más seriamente y por ello, sus obras trascienden fronteras, Artear le apuesta menos y comprendo que Son Amores es un suceso, pero no es una telenovela. Es una comedia costumbrista muy divertida y bien hecha. Uno puede pasarla muy bien oyendo a Son Amores sin necesidad de verla y la telenovela es un espectáculo completo, con un fin destinado que incluye lenguajes visuales.

Y los autores, ¿Qué ha pasado con los autores en Argentina?
Al estilo de Abel Santacruz y Nene Cascallar ya no hay. Lo último que supe, es que muchos productores se hacen llamar autores porque dirigen un grupo de buenos escritores y firman ellos, pero verdaderamente los que están escribiendo son otros. Además, cumplen horarios de oficina y las escenas se dejan inconclusas. Esto es muy grave, porque es así como se distorsiona el género y se traiciona la emoción. Esto es un negocio que no han sabido cuidar.

¿Qué ajustes tendría que hacer la telenovela actual?
Creo que se han perfeccionado en técnica y eso hay que reconocerlo en las producciones de Adrian Suar, pero pienso que mientras escondamos la emoción, mientras nos den vergüenza el amor y los sentimientos, la telenovela se nos evapora.

Hablamos de Latinoamérica, de Colombia que salió a proponer nuevas cosas...
Café con Aroma de Mujer es un modelo de lo que es una excelente telenovela, mientras que Betty la Fea provoca risa y tiene mucho de infantil, pero tiene un resorte clave, que es la historia del amor imposible y otros elementos que la gente aceptó. Yo respeto cuando el público acepta. Ecomoda dejó sentado que hay que hacer telenovelas. La telenovela de Brasil no ha bajado la guardia ni en su calidad ni en su cantidad, mire El Clon, es una maravilla y hay momentos que no se sabe dónde está la cámara. En México, Ernesto Alonso y en Venezuela Cabrujas hicieron un trabajo excelente, pero la mexicana en términos generales es una novela plana y muy viciada a lo mismo.

Adaptaciones
“Los adaptadores no están preparados aun para adaptar la esencia más allá del texto de una obra y la arruinan. Vi una adaptación de una novela mía que hicieron en México y me senté a llorar de lo que habían hecho cuando la vi. Habría que crear una manera de adaptar que garantice la fidelidad de lo esencial del libro”.

¿Que le augura a las telenovelas que incluyendo elementos de reality
Allí el reality puede crecer mucho porque mostrar el esfuerzo de alguien que lucha por ser cantante, bailarín, pintor o actor, es un tema bastante fuerte y es un vehículo de superación. Habría que ver que curva toman estos híbridos.

Migré, hace un llamado para rescatar la obra literaria “crear y dimensionar el género contar las historias que se quieran, pero no se puede hacer telenovela si se abandona el trabajo literario que este bondadoso y sublime producto encierra”.

Hoy la telenovela tendría que tener una posición casi como la del cine, completamente elaborada artísticamente. Más aun, si es un producto que depende de la factura de una industria cada vez más globalizada, que depende del raiting, de la rentabilidad y de su impacto mundial. El clamor de Alberto Migré, por rescatar la seriedad del trabajo, la coherencia de las propuestas (que va hasta en la selección del casting) y sobre todo, por la caballerosidad en las tratativas y en el cumplimiento de los tratos, es severo y profundo. Y asi, frente a su vieja maquina describir, Migre le contó a TVMAS que ha escrito más de 700 títulos. Se confesó admirador y seguidor de la comedia costumbrista de Suar, del estilo de Korosky y aseguró que la novela que incluye un 70% de realidad y el resto de ficción, es la novela que el público siempre quiere ver.

 

 
 



 

 


Nota de portada
::--------------------------------------------

Desea recibir por e-mail nuestras novedades ?

Nombre y Apellido

Empresa

Mail


::: World Summit Telenovela
::: Programación
::: Cine
::: Telenovelas
::: Animación
 :: Negocios
 :: Galería de Imagenes
 :: Tv Cable, Sateltial y Convergente
 :: Creadores-Escritores y Guionistas
 :: Mercado Hispano de EEUU
 
 

 

::: Sumario
::: Editorial
::: Nota de Portada
::: Programación
::: Eventos
::: Talentos y Networking
::: Resumen Semanal On-Line
 :: Publicidad
::: Ediciones Anteriores
::: Nuestros Lectores
::: Foros
::: Encuesta
::: Staff
::: Contáctenos
   
 
 
   
   

 

   
   
   
Condiciones de Uso